Entrevista con Cecilia Espinosa

Por la redacción

Entrevistamos a Cecilia Espinosa, directora de la Fundación SM y hablamos sobre las nuevas iniciativas tanto de la fundación como de la editorial que persiguen aumentar los ratios de lectura entre los más jóvenes.

¿Cuáles consideras son los objetivos más importantes que SM persigue en México?

SM somos una organización dedicada a la educación y a la cultura como motores de cambio y transformación social. Somos un proyecto educativo con dos pilares, el grupo empresarial y la Fundación SM. A través de la empresa apostamos a la generación de contenidos y servicios educativos de calidad, de vanguardia y que sean significativos para la comunidad educativa; y, por otro lado, gracias a la labor social de la Fundación SM logramos destinar los beneficios del grupo empresarial a la mejora de la educación en los países en los que estamos presentes (diez países iberoamericanos), a través de proyectos destinados a la investigación, la formación de los actores educativos y al apoyo a los grupos más desfavorecidos. 

La educación y el fomento a la lectura en los públicos más jóvenes generan retos diferentes si hablamos de nuevas tecnologías y acceso a ellas ¿cuáles son las metas de SM en este campo?

El proceso lector es un acto complejo con diferentes dimensiones y alcances. En SM reconocemos la importancia de la lectura, tomando en cuenta no solo el aspecto lúdico y recreativo, sino su relevancia para formar ciudadanos del siglo XXI.

Creemos en la importancia de la lectura, no solo a través de la relevancia de creadores, autores y artistas, sino también mediante el impulso de los aprendizajes lectores tempranos, que posibilitarán el desarrollo de los niños desde su primera infancia. La lectura es una competencia habilitante que permitirá el desarrollo de otras habilidades necesarias para que toda persona se inserte en el mundo social y productivo con éxito.

En la actual sociedad del conocimiento, nos encontramos ante nuevas formas de acceder a la información gracias a los avances tecnológicos, lo que plantea una reconfiguración de la escuela como espacio del saber. Actualmente las niñas, niños y jóvenes tienen acceso a toda la información que necesiten, a contenido multimedia, a textos de distintas tipologías. La escuela se convierte entonces en un orientador de los conocimientos y habilidades indispensables para poder insertarse en una sociedad compleja y diversa.

Las tecnologías no solo transforman las formas en cómo accedemos a la información sino que también las formas en que leemos y nos comunicamos. Actualmente leer es un acto más activo y complejo, pues demanda más habilidades como un sentido crítico para buscar y discriminar información, para hacer lecturas hipertextuales, en distintos soportes.

¿De qué manera la lectura se convierte de un hábito desde la educación en una opción de esparcimiento?

La lectura es una competencia fundamental para el aprendizaje, el conocimiento y para la vida diaria. Las familias y la escuela son dos pilares básicos para la formación de lectores. Si los niños crecen en un ambiente en donde los libros son parte del paisaje cotidiano, la cercanía a los textos los hará familiarizarse de manera natural con los libros; en cambio, en un hogar sin libros, en donde la lectura no es una práctica cotidiana, esto dificultará el acercamiento de los niños y jóvenes al mundo de los libros.

Por otro lado, las escuelas centran su interés en la enseñanza de la lectura con estrategias que poco tienen que ver con el goce. Las lecturas obligatorias de textos alejados a los intereses de niños y jóvenes, en lugar de acercarlos al placer lector pueden alejarlos. Las estrategias de acercamiento a la lectura deben actualizarse e incorporar las nuevas prácticas que las tecnologías hacen posible.

Por otro lado, el papel del mediador, sea el profesor, el padre de familia, el bibliotecario, el promotor, es fundamental en la tarea de hacer que los niños y jóvenes aprecien los libros, sean lectores inteligentes, capaces de comprender un texto y de elegir qué leer. Los espacios para la lectura también son fundamentales en la formación de lectores y deben cubrir las necesidades y gustos lectores con textos de calidad de las personas interesadas. Por ello, para formar personas que ejerzan su derecho a la lectura desde el goce y el placer, es fundamental contar con accesibilidad, contenidos de calidad, espacios suficientes y metodologías adecuadas.

¿Cuál es la apuesta de LORAN y en qué estrategias se sustenta?

PISA fue puesto en marcha en 1997 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México como país miembro de esta organización se incorporó al programa de evaluación en el año 2000.

PISA para la evaluación de las competencias de los jóvenes se concentra en tres áreas: matemáticas, ciencias y lectura; utilizando instrumentos estandarizados para registrar las competencias de la población en la cual se aplica dicha prueba.

Mide si los estudiantes tienen la capacidad de reproducir lo que han aprendido, de transferir sus conocimientos y aplicarlos en nuevos contextos académicos y no académicos, de identificar si son capaces de analizar, razonar y comunicar sus ideas efectivamente, y si tienen la capacidad de seguir aprendiendo durante toda la vida.

PISA mide la competencia lectora en cinco procesos que deben realizarse para comprender plenamente un texto: Comprensión global, elaboración de una interpretación, reflexión sobre el contenido, reflexión sobre la estructura y obtención de información.

Los procesos lectores que reporta esta evaluación, coinciden con lo que consideramos relevante medir y sistematizar cuando hacemos actividades de comprensión lectora en la escuela.

No pretendemos que nuestros recursos sean una promesa de mejora en los resultados de PISA; ya que lo que mide PISA son las competencias lectoras de los jóvenes para desenvolverse con asertividad en el mundo contemporáneo; la lectura de narrativa es solo una parte de las diversas prácticas sociales del lenguaje.  Todos los recursos que conforman Loran están diseñados tomando como referente esos procesos lectores; así mismo su reporteo es desglosado en dichos procesos.

Loran es una propuesta que responde a la imaginación, curiosidad y necesidad de reto de los niños y jóvenes. A través de un entorno gamificado, en el cual, los lectores encontrarán en cada libro leído, cada quiz que resuelvan, cada juego terminado; recompensas y puntos que se traducirán en medallas, insignias y reconocimientos. Cada acción dentro del entorno Loran reconoce los avances de los chicos, brindado la posibilidad de personalizar su avatar, conocer cuál es su nivel de desempeño respecto a su clase y teniendo claridad sobre qué habilidades mejorar para seguir avanzando y disfrutando.

¿Qué ofrece Loran?

  • Libertad de lectura: papel o digital
  • Una experiencia de lectura lúdica y retadora para los chicos
  • Juegos
  • Evaluaciones que automáticamente tendrán una valoración para el profesor sobre el avance en los procesos lectores de cada chico basados en el estándar de PISA.
  • Refuerzos de comprensión lectora, detonados de manera automática, conforme a las áreas de oportunidad del chico.
  • Mailings a padres para que estén al tanto del libro que estén leyendo sus hijos y de esta forma puedan participar de ese compartir historias de los ciudadanos Loran.
  • La mejor literatura, con el prestigio de SM, y toda clase de textos que desarrollan las competencias de lectura y escritura que se requieren para participar de manera asertiva en la sociedad del conocimiento.
  • La apuesta de este proyecto es ampliar las posibilidades de lectura y desarrollar, de manera integral, los procesos lectores de los chicos y mejorar la competencia lectora de los chicos.