Entrevista con Sven Fund

Por la redacción

Hablamos con Sven Fund, director de Knowledge Unlatched, plataforma de acceso abierto que está revolucionando el mercado.

¿Qué es Knowledge Unlatched?

KU ayuda a las editoriales y bibliotecas a la hora de desarrollar su trabajo de Open Access de una forma muy práctica. Recolecta subvenciones de bibliotecas de todo el mundo para que los libros y revistas publicados por más de 75 editoriales internacionales sean puestos de manera gratuita a disposición de los lectores de todo el mundo. De esta forma, alrededor de 500 bibliotecas contribuyen en lo que denominamos una ronda de compromisos, transfiriendo dinero a las editoriales, quienes, a cambio, liberan libros que han sido identificados anteriormente como recomendables por parte de los bibliotecarios.

¿Cómo y cuándo decidiste unirte a Unknowledge Unlatched? ¿En qué medida tu experiencia previa en empresas como Springer o DeGruyter influenció tu opinión sobre Open Access?

Me uní a KU en 2014 cuando Frances Pinter, quien había fundado el proyecto en 2012, decidió retirarse. Soy un defensor del modelo. Por supuesto que mi experiencia editorial ayuda mucho a la hora de comprender los desafíos y oportunidades que representa el Open Access tanto para editoriales como para bibliotecas.

¿Cuál es en tu opinión la idea esencial de Open Access y por qué crees que será uno área de suma importancia en el futuro?

El Open Access es una forma de poner gratuitamente contenido académico a disposición de lectores de todo el mundo. Este proceso no surge sin un componente económico, ya que es financiado por instituciones grandes tales como la Max Planck Society o el Wellcome Trust quienes hicieron grandes inversiones para apoyar esta forma de publicaciones. En el modelo que apoya Knowledge Unlatched, las bibliotecas son el mayor financiador de la investigación y no hay necesidad de contar con más inversores grandes. Sin embargo, el acceso es gratuito para todos, no solo para investigadores en instituciones con fondos económicos. Estoy convencido de que el Open Access continuará creciendo en importancia y llegará a representar alrededor del 40-50% de todas las publicaciones de investigaciones en unos años – hoy en día es el 15-20%.

 ¿Cuál es concretamente el objetivo de KU?

Nuestro lema es “hacer funcionar el Open Access”. El Open Access ha sido un tema muy controvertido y aún es importante salir en su defensa. Queremos tener un enfoque más amplio y crear una infraestructura que apoye también la financiación del acceso abierto. Por alguna razón, el flujo monetario ha de ser reconducido de la adquisición tradicional de contenido hacia el Open Access. Nuestra tarea consiste en apoyar a las editoriales y bibliotecas a conseguir esto.

¿Que significa para KU ser una plataforma de Open Access?

Al comienzo, KU se centró en poner a prueba el concepto. En una segunda fase, comenzamos a incorporar más contenidos. Siempre que hablábamos con bibliotecas, estas se quejaban de que el Open Access era muy poco transparente. Por esa razón, tuvimos la idea de crear un mercado, de forma que todas las iniciativas de OA son bienvenidas a subirse al proyecto. Algunas de las empresas que serían nuestros competidores clásicos, ya lo han hecho. Ahora mismo, somos nueve iniciativas juntas. Como grupo, abordamos las bibliotecas haciéndoles una oferta conjunta, aunque difieran mucho en el detalle. El beneficio es claro: las bibliotecas pueden así tener una visión general y decidir qué iniciativas les gustaría apoyar financieramente.

¿En qué problemas o deficiencias en el modelo de Open Access de muchas bibliotecas, editoriales o universidades pone el foco KU? ¿Qué soluciones propone?

Es realmente difícil que las bibliotecas cambien su modus operandi. Intentamos ayudarlas emulando sus estructuras tradicionales de adquisición. Lo mismo ocurre con las editoriales: les aportamos la financiación para sus títulos para que así puedan centrarse en la calidad de los mismo – adquiriendo y desarrollando contenidos. Un modelo aparte consiste en una oferta dirigida a las editoriales. En los servicios abiertos de KU, nos ocupamos de la distribución de sus libros y revistas en OA que han sido financiados por otros medios. Por un módico precio, aseguramos que el contenido tenga la mayor visibilidad posible.

¿Cuál es el modelo de negocio de KU? ¿ Cómo os financiáis? ¿Qué supone para una editorial unirse a KU?

Como organización obtenemos la financiación gracias a las aportaciones bibliotecas y editoriales. La comisión que se cobra es parte del paquete de tarifas que nos permite cubrir nuestros costes.

En muchos casos, se asocia el Open Access con la piratería. ¿Cómo se puede asegurar desde un formato de publicación abierto como este el respeto a la autoría de autor?

El Open Access no tiene nada que ver con la piratería. Todos los libros en KU cuentan con una licencia de Creative Commons. Esto garantiza que todos los usuarios son conscientes de lo que está permitido hacer con el contenido.

¿Qué tipo de contrato se establece entre la editorial y el autor cuando se publica en Open Access?

Las editoriales deciden que títulos quieren que aparezcan en KU y una vez los títulos han sido aceptados por nuestro comité de selección de títulos – formado por 175 bibliotecarios de todo el mundo – la editorial transfiere los derechos de la versión digital a KU. No obstante, las editoriales pueden seguir vendiendo la versión impresa sin ninguna restricción. Las editoriales así como las librerías reciben estadísticas trimestrales sobre el uso de sus libros.