Entrevista con Elena Bazán

Por la redacción

En 2017, el levantamiento del Global ebook Report mostró que los e-books representan cerca del 7% del volumen y el 4% de la facturación. Es decir, hay una posibilidad representativa para el crecimiento de los libros digitales. ¿Cómo ves esa posibilidad en el mercado latinoamericano?

Más que una posibilidad, es un hecho. Cada día hay más editoriales latinoamericanas —emergentes, medianas, grupos editoriales— que apuestan por la distribución digital para llegar a más lectores en todo el mundo y colocarse en países de difícil o imposible acceso con una distribución en formato impreso. Estas editoriales también han visto un crecimiento de su oferta gracias a su catálogo digital, lo que los vuelve más competitivos, además del consumo de e-books locales por los lectores de otros mercados de habla hispana, incluido Estados Unidos, país que en 2018 volvió a destacar por la compra de libros electrónicos en español.

Estudios apuntan a que en Estados Unidos hubo un cierto estancamiento en el mercado de libros digitales. Brasil y América Latina terminan a menudo acompañando esas tendencias con algún retraso. ¿Cuáles son los principales desafíos para el crecimiento?

La evolución digital es muy diferente en los países de habla inglesa y en los hispanos (Estados Unidos contemplado). Según datos del V Informe Bookwire 2019. Evolución del mercado digital (ebooks y audiolibros) en España y América Latina, «las editoriales representadas por la plataforma Bookwire.es, más de 400 sellos editoriales entre España y América Latina, han experimentado un crecimiento de ventas de ebooks del 57% en 2018 respecto a 2017».
Aún así, es un hecho que hay desafíos en el mercado digital tanto para América Latina como para Brasil. El primero es la apertura de parte de las editoriales de hacer un negocio digital de su catálogo. Lo segundo es la disponibilidad del lector a migrar a formatos digitales para consumir contenidos, pero, con los muchos canales, modelos de adquisición de contenidos y dispositivos —cada vez más asequibles— para leer e-books, el panorama de lectura digital es cada vez más favorecedor. El tercero es, una vez que la editorial tiene sus libros electrónicos y está lista para la distribución, la estrategia y el seguimiento de su negocio digital. En general, las editoriales no cuentan con departamentos digitales, por eso los distribuidores digitales tienen un papel fundamental en la industria editorial: son la solución para las casas editoriales, de todo tipo, interesadas en migrar o empezar desde cero un negocio digital.

Bookwire se describe como una empresa “especializada en la distribución y el marketing de e-books y audiolibros en todos los canales de distribución existentes y futuros”. En su opinión, ¿cuáles de los futuros canales de distribución ya han comenzado a surgir?

Yo lo enfocaría tanto en canales como en tecnología.
Los canales de suscripción y bibliotecas no son nuevos, pero las tendencias de consumo y audiencias sí que han cambiado, por lo que ahora deben manejarse desde otro acercamiento estos canales: en 2016 las ventas en plataformas de suscripción para la lectura de e-books representaban un 5.6%, en 2018 cerramos el año con 17.63%. Aunque la venta unitaria sigue siendo el modelo que da más margen de beneficio en el libro electrónico, las ventas a través de plataformas de suscripción son las que más están creciendo para todo tipo de editoriales y en todos los territorios. Por su parte, las ventas a bibliotecas siguen aumentando, aunque a un ritmo más lento; en este canal es importante el alcance que tienen los catálogos en América, norte y sur. Bookwire tiene la tecnología y las conexiones para destacar los catálogos de sus editores en ambos tipos de canales.

Mirando al futuro, a través de la distribución y comercialización de audiolibros (tenemos más de 40,000 en nuestra plataforma), hemos detectado que las plataformas de streaming, originalmente dedicadas a la oferta de música y con millones de suscriptores en todo el mundo, como Spotifiy, Deezer, Napster, Youtube Music, etc., son las que proporcionalmente más han crecido en 2018 versus 2017. Estos nuevos canales nos dan acceso a nuevas audiencias para los contenidos digitales editoriales que son nuestra esencia y desde Bookwire apostamos fuertemente por estas plataformas. Para ello hemos desarrollado una tecnología propia, BASS – Bookwire Audio Stream Snipping, un software de optimización y monetización de audiolibros en servicios de streaming que consiste en adecuar la entrega de audiolibros a estas plataformas a los sistemas de monetización de la industria musical.