Entrevista con Lara Mainville

Por la redacción

Hablamos con Lara Mainville de la editorial universitaria Éditions de l’Université d’Ottawa, sobre las estrategias de Open Access en una de las instituciones más relevantes a nivel de la edición académica en América del Norte.

La University of Ottawa Press es la única editorial universitaria completamente bilingüe de Norteamérica así la editorial universitaria de habla francesa más antigua. La pregunta es entonces ¿cómo se ha logrado esto?

La editorial Éditions de l’Université d’Ottawa fue fundada en 1936 por un grupo de académicos oblatos como reacción a la necesidad creciente de la facultad de disponer de una institución editorial seria y académica. En sus comienzos publicaba títulos en lengua inglesa. Cotejando los archivos en nuestras oficinas, se puede observar la evolución fascinante del catálogo en los 80 años de historia, que refleja la evolución tanto de la universidad como de la vida intelectual.

En diciembre 2009, la Universidad de Ottawa anunció su gran programa de Open Access y su compromiso de apoyar a la editorial en la edición de libros en acceso abierto, convirtiéndose así en la primera Universidad de Canadá en introducir el Open Access. Esto ocurrió bajo el formidable liderazgo de dos referentes en Open Access: Michael Geist, Leslie Weir y Claire Kendall.

El programa tiene dos ejes: La uOttawa Library desarrolló un repositorio institucional, así como programas de apoyo de Open Acces, a su vez que la UOP desarrolló un Proyecto piloto basado en los principios la Iniciativa de Budapest de Open Access.

Hoy en día, la colección de open access de la University of Ottawa’s  incluye 80 e-books en pdf en abierto, entre los que se cuentan 18 títulos recientes publicados en abierto desde el comienzo.

Después de haber estado involucrada de forma activa en el Open Access durante varios años, ¿podrías nombrarnos los intereses y expectativas que motivaron a la UOP a adoptar este sistema de publicación?

La Universidad de Ottawa, su biblioteca y su editorial han sido siempre muy cercanas a la idea de eliminar barreras y aumentar el acceso a la investigación académica.

También perseguíamos incrementar la visibilidad y el impacto de nuestros títulos e investigadores y nivelar nuestros programas de comunicación académica institucional.

Pero nuestro programa de monografías en OA es una base sólida para la experimentación. Seleccionamos títulos de entre nuestros títulos más destacados, en varias disciplinas, en ambos idiomas, tanto de autores consolidados y emergentes, como de autores conocidos por un gran público que tratan temas que llenan los titulares, pero también especialistas conocidos dentro de su nicho.

Tuve mucha suerte de participar de ello, y ayudar en forjar esta iniciativa excitante e innovadora.

¿Ha sido una transición sostenible?

Buena pregunta.  Sí lo ha sido teniendo en cuenta que la Universidad de Ottawa ha proporcionado la financiación necesaria para el OA de los títulos más exitosos. Acabamos de renegociar una renovación de tres años del acuerdo de financiación.

Sin embargo, actualmente, no existe financiación para la publicación de monografías en OA en Canadá, a pesar de del apoyo bien intencionado y del deseo gubernamental de vincular el OA a becas públicas de investigación. Hoy en día, se está comenzando con la financiación para revistas académicas en Canadá, así que puede que las Agencias dependientes Gobierno Federal encargadas de la financiación puede que pronto vuelvan su atención sobre las monografías en OA. A no ser que esto ocurra, las monografías en OA seguirán siendo poco sostenibles para los editores.

Tal y como expuso Tony Horava, el editor de una serie de artículos sobre el Open Access por parte de la UOP y miembro del comité editorial “Vivimos en una época donde la experimentación y la innovación necesitan alinearse con la sostenibilidad fiscal y el impacto y valor de la edición académica. Estas son cuestiones muy relacionadas entre sí. “

Mientras que el impacto del OA en la difusión y la visibilidad es claro, aún no estamos seguros del impacto del OA en las ventas de los títulos de fondo editorial, los derechos y las licencias. En ese sentido, intentar dar la vuelta al modelo de financiación podría tener sentido si tan solo miramos a las ventas y pérdidas de una publicación. Sin embargo, no está claro que tenga sentido en el largo plazo y el OA no lleva tanto tiempo entre nosotros como para poder comprobarlo.

No obstante, nuestra editorial, junto con otra editorial de OA, está intentando solucionar este asunto.  Hemos empezado a recolectar datos de ventas y uso y poco a poco vamos teniendo una imagen más clara. Obviamente existe una correlación entre las ventas de un libro y el uso del OA, puesto que los mismos factores que influyen en el éxito de un libro impreso o digital (tema, notoriedad del autor, etc.), también influirán en el éxito de un libro en abierto.

En cuanto a las ventas, resulta difícil de diseccionar los relativos al OA. ¿Cómo medimos las ventas perdidas? ¿Cómo cuantificamos las perdidas debidas al OA? La forma más lógica consistiría en analizar dos monografías similares – una en OA y otra no. No obstante, no existen dos libros iguales y por lo tanto no hay un método perfecto.

Para complicar aún más las cosas, empezamos a obtener resultados en OA a la vez que la Corte Suprema falló sobre el uso educacional y el aspecto referido al acuerdo justo el derecho autor, rechazando tajantemente los ingresos en concepto de licencias.  Pero, ¿se debe este rechazo a que se confundió el OA con un “acuerdo justo”? Y si el OA no solo se encuentra disponible en las páginas de editoriales o en repositorios institucionales, ¿cómo afectara el OA a las ventas a largo plazo?

¿Cómo funciona tu sistema actual de trabajo?

La uOttawa Press así como la biblioteca llevaron a cabo una cooperación estratégica en 2012 para publicar y difundir algunas nuevas monografías como Open Access dorado (OA), añadiéndolas a los 50 títulos de fondo editorial que habían sido ya publicados en abierto.

Empezando en 2013, la Biblioteca ha financiado tres libros con un coste de 10,000 dólares canadienses por libro y año (es decir, un total de 30,000 dólares canadienses por año) con el fin de eliminar barreras del mundo académico y alinearse con las prioridades académicas de la uOttawa. Con la renovación del acuerdo (2015-2018) se ha aumentado a cuatro títulos y con ello 40,000 dólares canadienses por año.

Además de ello, la UOP estableció una serie de OA dorado en 2012: derecho, tecnología y medios. Hasta hoy en día, se han publicado tres títulos en esta serie.

18 títulos de la lista de los más vendidos han sido publicados hasta la fecha bajo este modelo, en diferentes series y en ambos idiomas, francés e inglés. Hemos financiado monografías tradicionales y editado trabajos así como un libro de texto.

Un título será lanzado durante la 2018 Open Acces Week, que inaugurará nuestra serie Perspectives on Open Access. En Contextualizing Openness, Leslie Chan, uno de los firmantes de la Iniciativa de Budapest y organizador de la International Conference Electronic Publishing que se celebra del 22 al 24 de junio en 2018 in Toronto, ha reunido a diferentes investigadores líderes en el campo de OA para discutir la cuestión de la academia abierta y como esta se relacionada con el desarrollo internacional.

No paramos de escuchar los términos “verde” y “dorado” relacionado al OA. ¿Qué aguardan los siguientes años para las editoriales universitarias y el Open Access?

¡Si tuviéramos una bola de cristal y ese diamante que es el Open Access fuera gratuito tanto para el autor, el lector y el editor!

El Open Access será indudablemente parte del futuro de la edición académica y científica.

Sin embargo, la edición exitosa de monografías tiene que ser sostenible, pues no es gratuita y tiene costes. La edición de monografías en OA ordenados a nivel federal tiene que ser apoyada a nivel federal y de manera económica no solo con políticas y promesas.

Dar con esa pócima secreta entre la accesibilidad del contenido abierto y la sostenibilidad en la edición es el desafío al que nos enfrentamos actualmente. Se trata de una responsabilidad que tenemos que compartir entre todos los interesados. No debería ser sólo asunto de un número selecto de universidades prestigiosas, y los editores no deberían ser castigados por intentar proteger sus balances internos. Si como sociedad decidimos invertir en monográficos, revistas y datos en open Access – y espero que lo hagamos – debemos reconocer el coste total del OA y así mitigar el riesgo financiero derivado.

En la disrupción hay siempre una posibilidad. Estamos en una época apasionante donde los gobiernos y las instituciones académicas son invitadas a la mesa para forjar de forma sostenible el futuro de uno de los pilares de nuestra sociedad democrática del conocimiento. Esta es la clave para cosechar todos los beneficios sostenibles a largo plazo de todas las formas de Open Access, siendo la publicación en OA de las monografías el modelo que plantea un mayor desafío de todos.

Compartir
Artículo anteriorTaller de Open Access