Estrategias en las librerías

Con el boom del comercio electrónico, las ventas por internet se han disparado en prácticamente todos los sectores. Muchos comercios tradicionales han tenido que echar el cierre o bien diversificar su negocio, apostando por el comercio online y dando un nuevo uso al espacio físico.

La era del comercio y las ventas online también ha tenido un gran impacto en el sector del libro. Pues ya no se trata solamente de que el producto que antes podía ser adquirido en una librería, ahora puede ser comprado con un click a través de internet, sino de que el producto mismo ha cambiado con la penetración del libro electrónico y otros nuevos modelos de consumo de contenidos.

¿Cómo se posicionan los establecimientos, qué propuestas llevan a cabo, cómo se renuevan para seguir atrayendo público en tiempos de compras online?

Algunas librerías buscan nuevas ideas para reformar los espacios y ofrecer proyectos con una oferta cultural variada, otras se posicionan incluyendo servicios digitales o incluso valoran trabajar en red para tener más relevancia. Dentro de todas estas propuestas es fundamental disponer de acceso a los metadatos de los libros.

La tendencia general en los últimos años en muchas librerías y algunas bibliotecas ha sido reconvertir los espacios para poder albergar diferentes eventos de diferentes sectores creativos e incluso cafeterías. El público demanda espacios polivalentes de intercambio sociocultural. Hace poco pudimos leer en El País un artículo sobre los libreros de la Cuesta de Moyano en Madrid y el proyecto apoyado por el Ayuntamiento de la ciudad para intentar revitalizar este lugar tan mítico de la cultura del libro. La idea para dinamizar la zona parte de la construcción de un café al más puro estilo de café de tertulias con tintes contemporáneos.

Otras formas en las que las librerías con espacio físico buscan sobrevivir sin descuidar la calidad de su catálogo y actividades culturales, es la cooperación con instituciones. Un caso sería el de la librería rumana Kyralina que ofrece en Bucarest una amplia selección de títulos en francés. En sus cinco años de vida y a pesar de lo específico de su oferta en un país cuyo primer idioma no oficial es el inglés, este negocio ha conseguido duplicar sus ingresos anuales. En la actualidad la cooperación entre las instituciones francesas de Bucarest y la librería aseguran un 15% de sus ingresos, lo que permite a su propietaria poder tener un margen de acción. Otro de los motivos de su éxito es su cuidado catálogo de obras  estructurado a lo largo de los años en función de los gustos de sus lectores habituales.

Las librerías también buscan mejorar sus ventas a través de la introducción de mejoras tecnológicas en sus negocios. Es el caso de las plataformas de metadatos en las que pueden subir su catálogo para mejorar la visibilidad de sus títulos, la venta online, la optimización SEO que permite posicionar al negocio en los buscadores,  así como el uso de extensiones como Library Extension de Google Chrome. Esta extensión encuentra el título digital que busca el lector en la librería local más cercana o también indica dónde está la biblioteca más cercana que tiene  esa obra en su catálogo disponible.

Encuentro de la Asociación Europea de Libreros

Cada año, las librerías asociadas a este gremio se reúnen para discutir en una conferencia los asuntos principales del sector. En 2017, este encuentro tuvo lugar durante la Feria del Libro de Frankfurt bajo el título de Creative and Innovative Solutions by Bookshops and Booksellers Associations. El hilo conductor de la conferencia fue “Las mejores cosas que he hecho en mi librería” y “las mejores cosas que mi asociación hizo”. Presentaron sus proyectos libreros de Alemania, España, Rusia, Reino Unido, Islas Faroe o Suecia entre otros.

Este encuentro ya se ha convertido en una referencia del sector en cuanto a innovación se refiere.

Dos ejes para sobrevivir: el factor humano y el factor tecnológico

Con ocasión del congreso del CEGAL, el gremio español de libreros, que se celebró en Sevilla durante el mes de marzo, 300 libreros, distribuidores, escritores, periodistas culturales y representantes institucionales hablaron sobre el presente y el futuro de las librerías así como las estrategias que estos negocios tan enraizados en la geografía urbana han de llevar a cabo con el fin de sobrevivir.

En general, las estrategias se desarrollaron sobre dos ejes, el humano y social y el tecnológico y profesional.

Por un lado, se aborda la necesidad de humanizar estos lugares. Según W Magazin:

“El futuro de las librerías está en volver al origen, a las raíces. La supervivencia de las librerías está en la capacidad de humanización que puedan ofrecer los libreros y su personal para contrarrestar un mundo lleno de algoritmos y pantallas digitales. “

Por lo tanto, se trata de promover el factor humano, lo más intangible, ese ambiente reconocible y a la vez difícilmente descriptible de las librerías.  Hay que ensalzar el lugar de la librería en el paisaje urbano, tanto desde un punto de vista estético y geográfico como desde un punto social. La librería tiene que ser hoy más que nunca un lugar de encuentro entre personas, donde charlar, interactuar con los demás, humanizar la librería, convertir cada visita en una experiencia para el cliente.

Por otro lado, hay que destacar los numerosos planos y tareas de los libreros. Las numerosas capacidades que han de tener para desarrollar bien su trabajo.

Pero hay que mejorar en los aspectos más tangibles y tecnológicos. El librero debe conocer a su lector y deber darle siempre lo que necesita o lo que busca. Los metadatos son básicos a este respecto pues permiten orientar y dar una solución al cliente. Además, hay que mejorar la logística para que el cliente que vaya buscando un libro no se vaya con las manos vacías, porque no se dispone de un libro y termine adquiriéndolo en alguna plataforma online. Hay que mejorar la distribución. También hay que mejorar los sistemas de informaciones que permitan acceder a todas las informaciones bibliográficas de un libro y que a su vez el cliente también tenga acceso a ellas.

Para leer más:

https://partners.bookwitty.com/blog/industry-discussion/francophone-bookshop-kyralina-successfully-ppened-doors-bucharest-romania/

https://elpais.com/ccaa/2018/01/21/madrid/1516552343_546768.html

http://www.dosdoce.com/2017/11/21/library-extension-ayuda-encontrar-libros-bibliotecas-traves-librerias-online/

http://www.europeanbooksellers.eu/category/events/upcoming/

https://www.infobae.com/turismo/2017/01/28/6-librerias-extraordinarias-alrededor-del-mundo/

Decálogo de la librería del futuro