La Biblioteca Juvenil Internacional

La biblioteca juvenil internacional es la más grande biblioteca a nivel mundial para literatura infantil y juvenil. Fue fundada justo después de la Segunda Guerra Mundial en 1949 por Jella Lepman. Desde entonces se ha convertido en un reconocido centro internacional para la literatura infantil y juvenil. La visión que mueve a la institución se basa en la convicción de que los libros infantiles y juveniles son un componente irrenunciable de la vida cultural de una sociedad, que por ello hay que preservar, documentar y transmitir. La biblioteca persigue especialmente la promoción del intercambio cultural y la educación cultural de niños y jóvenes.
Por esta razón, uno de los objetivos reside en la transmitir y dar a conocer la literatura infantil y juvenil de todas las regiones del mundo de acuerdo a los criterios de calidad literaria y estética de cada país y en consonancia con las particularidades culturales de cada región.
La biblioteca ofrece un programa anual con exposiciones, lecturas, talleres, discusiones, ponencias, seminarios, trainings y un festival internacional.
La fundadora de la biblioteca Jella Lepmen, de origen judío, fundó la misma con el objetivo de contribuir a crear una nueva forma de pensar y una actitud abierta y pacífica entre los niños y adolescentes. El papel de la literatura infantil y juvenil en este proceso, es una idea que no sólo compartía con Erich Kästner sino que era también una idea común entre los círculos demócratas de la época.
Con el fin de que la colección de la biblioteca fuera aumentando, se creó una fundación a la que han contribuido con donaciones diferentes personas e instituciones tanto alemanas como internacionales. Además, la Biblioteca goza del apoyo del Ministerio Bávaro de Ciencia y Arte.
Esta institución ofrece además el programa de becas más importante del sector. El objetivo consiste en incentivar la investigación en el campo de la literatura infantil y juvenil, así como la ilustración, apoyar a las nuevas futuras generaciones de académicos en este sector y promover el intercambio cultural, así como la cooperación internacional. Gracias a este programa, entre 10 y 15 científicos viajan cada año durante tres meses a esta biblioteca con el fin de beneficiarse de la gran colección que ofrece para sus trabajos de investigaciones.
En julio de cada año, autores y autoras de todo el mundo acuden al White Ravens Festival, organizado por la biblioteca. Las actividades van desde lecturas de libros, talleres, talleres de escritura, discusiones, etc. Este festival ofrece una plataforma perfecta tanto para autores consolidados como para autores noveles, así como para el intercambio entre diferentes tradiciones.